Columnas de Opinión

Actividad Física y Salud: Qi-Gong

Por: Rafael Núñez A. kinesiólogo, Profesor de wushu

La humanidad desde siempre ha soñado con una larga vida, riquezas y por sobre todo gozar de buena salud. Porque, ¿de qué serviría tener todo el oro del mundo si no estamos saludables para poder disfrutar de éste?

No son pocas las “recetas mágicas” que le han ofrecido a la humanidad la vida eterna o la guía infalible para la buena salud, sin embargo, cada día son mas las personas que ingresan a hospitales, clínicas privadas, centros de ayuda e incluso buscan a “gurús” para que traten sus enfermedades que la ciencia no puede curar.

Cuando hablamos de salud debemos recordar que según la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), “La salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Por lo tanto, el tema de la “salud” es un tema mucho mas complejo que salir a caminar 30 minutos todos los días, éste incluye no solo a la salud física (cuerpo), si no también a la salud mental y la salud social.

De los tres conceptos dentro de ésta definición, de los 2 primeros: cuerpo y mente, nosotros somos los responsables directos, el tercero, requiere de la acción de distintos factores que escapan de nuestro absoluto rango de acción.

En la medicina occidental, con la que hemos crecido y a la que acudimos cada vez que lo necesitamos, la fórmula es simple: caminar, comer menos sal y “tomar pastillas”. No suena tan mal, aunque su aplicación es tardía e incluso ineficiente, de lo contrario la pandemia de la obesidad no sería tal. Y las personas que viven con Diabetes, Hipertensión, Colesterol alto, entre otras enfermedades crónicas, no serían un dolor de cabeza para tantos médicos en el mundo.

En estos últimos años, el mundo ha sido invadido por una nueva “receta mágica”, una receta que incluye un llamativo nombre, exóticos ingredientes como el “Qi” (气), y la “intención” (意), más hermosas melodías orientales y coloridos ropajes para su práctica.

Lamentablemente, el Qi-gong, no es una receta mágica, como algunos nos lo han tratado de vender, es más bien dicho, un antiguo método de ejercicio físico, como la popular gimnasia post segunda guerra mundial, pero, con características chinas…

Al día de hoy y con la promoción del gobierno de la República Popular China, se está enseñando al mundo los beneficios de la práctica del “místico” Qi-gong.

El Qi-gong contiene un amplio set de rutinas de ejercicios que combinan el trabajo de la flexibilidad, entrenamiento de la fuerza, la respiración controlada y la concentración. Sus rutinas están respaldadas por la teoría de la Medicina Tradicional China (MTC): la teoría del “Qi”, esa “energía vital”, base fundamental de la vida, según los chinos; La teoría de los meridianos, una serie de “canales” invisibles que interconectan al cuerpo humano creando una gran “red” por la cual viaja el “Qi”; Los puntos de acupuntura, un grupo de 365 “estaciones de buses” esparcidas por todo el cuerpo humano, donde al presionar con un dedo o colocar una aguja de acupuntura genera una sensación poco usual, un dolor diferente al que sentimos al hacer lo mismo en los lugares donde “no hay” puntos de acupuntura. Entre otras teorías propias de la MTC.

Sus movimientos encuentran su base en las famosas artes marciales chinas, el Wushu (erróneamente llamado Kung-fu), la imitación de animales y ejercicios de flexibilidad tan simples como cruzar los dedos y estirar los brazos hacia el cielo con la cabeza entre ellos mirando hacia adelante.

La práctica del Qigong tiene mas de 3 mil años de antigüedad. En los textos del famoso doctor chino Hua Tuo, se describen los movimientos y la teoría de una de las rutinas de Qi-gong más famosas: “El juego de los 5 animales”. Así también se han encontrado pinturas con dibujos de humanos realizando posiciones muy similares a la famosa rutina: Ba Duan Jin.

Lo que diferencia al Qi-gong de la Calistenia o la practica regular de cualquier otro deporte, y el porqué es una gran medio para mejorar la salud, es debido a que su práctica logra combinar de una manera única, los primeros dos aspectos de la definición de salud de la OMS. La combinación de mente-cuerpo es importantísima para su práctica. Incluso si no creemos en la existencia del “Qi” (muy válido, por lo demás), el solo hecho de estirar nuestros músculos o mantener una posición por cierta cantidad de segundos, acompañados por profundas inhalaciones de aire, más, la concentración que se debe colocar en la música de práctica lleva al practicante a un nivel de concentración capaz de aliviar el estrés, mejorar el tono muscular y como ya ha sido demostrado en diversos estudios, mejorar la salud en personas con enfermedades crónica.

La practica del Qi-gong no asegura la sanación por arte de magia de las enfermedades, no es una formula diseñada para devolver la salud cuando ya no queda otra opción. Tampoco es una actividad inherente a los adultos mayores. La practica del Qi-gong es más bien un método de tratamiento preventivo y secundario para las enfermedades crónicas, una actividad que debería ser practicada desde la infancia. Y aunque no entendamos, o creamos, en la existencia del “Qi” y toda la filosofía que hay detrás de esto, creo que debemos darle una oportunidad. Desde la comunidad científica hasta la gente que solo quiere hacer ejercicios. Todos debemos hacer un esfuerzo para comprender este medio de entrenamiento propio de la escuela China de entrenamiento, y así a través de la publicación de un mayor número de estudios científicos y la experiencia propia que entrega la práctica regular del Qi-gong poder difundir aun mas este tipo de actividad física entre la gente común, esa gente que esta propensa a sufrir de alguna enfermedad crónica, esas personas que sufren de dolores musculares crónicos y no hay pastilla que logre aliviar ese sufrimiento, esos trabajadores que el estrés les tiene entre la espada y la pared, etc.


China y el Greater Bay Area: puerta de entrada, referente del futuro.

por: PhD. Phillipe Werner-Wildner

Cientista Politico, PhD. en internacionalización

Generalmente los países suelen concentrar su poder y riquezas en regiones específicas. De esta manera podremos encontrar polos políticos, financieros y tecnológicos. A modo de ejemplo, en los Estados Unidos es posible identificar su capital política, Washington DC., su polo financiero, New York y su plataforma de innovación y tecnología, Silicon Valley. Al volcar nuestra mirada hacia China, la realidad no dista mucho de esta dinámica; si su capital política en Beijing, su centro financiero es Shanghai y su foco tecnológico es Shenzhen.

Respecto de esta última resulta interesante mencionar que, junto a esta ciudad, Hong Kong, Macao, Guangzhou, entre otras, hacer parte del Delta del Río Perla o lo que hoy por hoy llaman Greater Bay Area (GBA). Esta es una de las regiones más ricas y pujantes de China, y, a la vez, una de las más importantes para la economía del orbe. Para poner en perspectiva, esta región acuña el tercer, quinto y séptimo puerto de contenedores más concurridos a nivel global.

El gigante asiático se ha esforzado por re definir su potencial creando polos de competitividad donde el ambicioso plan chino del GBA busca vincular las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao con nueve ciudades en la provincia sureña de Guangdong (Cantón), creando un mega hub económico y tecnológico en términos del tamaño del PIB y la población de la región. De esta manera, el GBA ya ha superado económicamente el área de la Bahía de San Francisco, en Estados Unidos. El gobierno chino espera que el GBA  lidere el mundo para 2030. Asimismo se espera que las principales ciudades en el GBA se establezcan como centros clave para diferentes sectores.

Hong Kong será el centro internacional de navegación y comercio financiero, así como un centro de transporte.  Por su parte, Macao ser un turismo y entretención internacional. Por su parte Guangzhou (capital de la provincia) asumirá un papel de liderazgo como centro administrativo mientras Shenzhen ampliará su papel de líder como zona económica especial y centro tecnológico; no es casualidad que en los últimos años empresas como Huawei, DJI, o BYD tengan sus Headquarters en esta ciudad. En otras palabras, el GBA está diseñada para ser tanto el hub innovación y un polo financiero como una plataforma de tecnología para el resto del mundo.

Ciudades como Dongwon está pasando de ser de la fábrica mundial a ser un polo  de fabricación de alta tecnología. Otras ciudades de la región también estarán involucradas con esta estrategia del gobierno chino que ya está invirtiendo miles de millones en proyectos de infraestructura y conectividad. Se estima que el mega puente Hong Kong-Macao- Zhuhai de y los enlaces ferroviarios de alta velocidad desde Hong Kong a China continental facilitarán el viaje entre las ciudades, pero la integración no se trata solo de enlaces físicos, sino que también hay muchos otros desafíos.

Pese a este escenario tan prometedor existe una barrera doméstica, a pesar de ser parte de China, Hong Kong y Macao tienen regulaciones diferentes tales como sus gobiernos, leyes y culturas políticas. Los residentes de estas dos Regiones Administrativas Especiales requieren un permiso para cruzar la frontera con Mainland y viceversa. Asimismo, los conflictos que suponen un distanciamiento social respecto a Hong Kong y Macao, reflejan la tarea más ardua del paradigma de “una nación, dos sistemas”. Vale decir, la integración total aún debe ir adaptándose acorde a las necesidades latentes.

Sea como fuere el GBA es la proyección de la China del futuro; un país que planifica y combina sus centros de finanzas con innovación, desarrolla mega polos urbanos que involucra la cosmovisión de las Smart Cities, promueve la transferencia de talentos y busca avanzar en las telecomunicaciones. Resulta interesante ver como el país del centro medio se esmera en construir puentes políticos, económicos y sociales mientras que Estados Unidos se estanca en su propio muro.

Finalmente resta decir que, frente a este escenario, es de vital importancia que nuestro país vuelque su visón hacia una economía del conocimiento donde la trasferencia de talentos, los intercambios de personas y los flujos financieros se enmarquen dentro del paradigma de interconexión innovativo. Se vienen nuevos escenarios de cara a la pandemia y es el minuto de abrir las fronteras del conocimiento.

Siguenos

Recibe las ultimas actualizaciones directo a tu email.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s