China y el Greater Bay Area: puerta de entrada, referente del futuro.

Por Philippe Werner-Wildner

Cientista Politico, PhD en Diplomacia

Generalmente los países suelen concentrar su poder y riquezas en regiones específicas. De esta manera podremos encontrar polos políticos, financieros y tecnológicos. A modo de ejemplo, en los Estados Unidos es posible identificar su capital política, Washington DC., su polo financiero, New York y su plataforma de innovación y tecnología, Silicon Valley. Al volcar nuestra mirada hacia China, la realidad no dista mucho de esta dinámica; si su capital política en Beijing, su centro financiero es Shanghai y su foco tecnológico es Shenzhen.

Respecto de esta última resulta interesante mencionar que, junto a esta ciudad, Hong Kong, Macao, Guangzhou, entre otras, hacer parte del Delta del Río Perla o lo que hoy por hoy llaman Greater Bay Area (GBA). Esta es una de las regiones más ricas y pujantes de China, y, a la vez, una de las más importantes para la economía del orbe. Para poner en perspectiva, esta región acuña el tercer, quinto y séptimo puerto de contenedores más concurridos a nivel global.

El gigante asiático se ha esforzado por re definir su potencial creando polos de competitividad donde el ambicioso plan chino del GBA busca vincular las regiones administrativas especiales de Hong Kong y Macao con nueve ciudades en la provincia sureña de Guangdong (Cantón), creando un mega hub económico y tecnológico en términos del tamaño del PIB y la población de la región. De esta manera, el GBA ya ha superado económicamente el área de la Bahía de San Francisco, en Estados Unidos. El gobierno chino espera que el GBA  lidere el mundo para 2030. Asimismo se espera que las principales ciudades en el GBA se establezcan como centros clave para diferentes sectores.

Hong Kong será el centro internacional de navegación y comercio financiero, así como un centro de transporte.  Por su parte, Macao ser un turismo y entretención internacional. Por su parte Guangzhou (capital de la provincia) asumirá un papel de liderazgo como centro administrativo mientras Shenzhen ampliará su papel de líder como zona económica especial y centro tecnológico; no es casualidad que en los últimos años empresas como Huawei, DJI, o BYD tengan sus Headquarters en esta ciudad. En otras palabras, el GBA está diseñada para ser tanto el hub innovación y un polo financiero como una plataforma de tecnología para el resto del mundo.

Ciudades como Dongwon está pasando de ser de la fábrica mundial a ser un polo  de fabricación de alta tecnología. Otras ciudades de la región también estarán involucradas con esta estrategia del gobierno chino que ya está invirtiendo miles de millones en proyectos de infraestructura y conectividad. Se estima que el mega puente Hong Kong-Macao- Zhuhai de y los enlaces ferroviarios de alta velocidad desde Hong Kong a China continental facilitarán el viaje entre las ciudades, pero la integración no se trata solo de enlaces físicos, sino que también hay muchos otros desafíos.

Pese a este escenario tan prometedor existe una barrera doméstica, a pesar de ser parte de China, Hong Kong y Macao tienen regulaciones diferentes tales como sus gobiernos, leyes y culturas políticas. Los residentes de estas dos Regiones Administrativas Especiales requieren un permiso para cruzar la frontera con Mainland y viceversa. Asimismo, los conflictos que suponen un distanciamiento social respecto a Hong Kong y Macao, reflejan la tarea más ardua del paradigma de “una nación, dos sistemas”. Vale decir, la integración total aún debe ir adaptándose acorde a las necesidades latentes.

Sea como fuere el GBA es la proyección de la China del futuro; un país que planifica y combina sus centros de finanzas con innovación, desarrolla mega polos urbanos que involucra la cosmovisión de las Smart Cities, promueve la transferencia de talentos y busca avanzar en las telecomunicaciones. Resulta interesante ver como el país del centro medio se esmera en construir puentes políticos, económicos y sociales mientras que Estados Unidos se estanca en su propio muro.

Finalmente resta decir que, frente a este escenario, es de vital importancia que nuestro país vuelque su visón hacia una economía del conocimiento donde la trasferencia de talentos, los intercambios de personas y los flujos financieros se enmarquen dentro del paradigma de interconexión innovativo. Se vienen nuevos escenarios de cara a la pandemia y es el minuto de abrir las fronteras del conocimiento.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s